Panificando en vacaciones



Ya estamos de vuelta.


Las vacaciones siempre son demasiado cortas y nunca te da tiempo a hacer los mil planes que te planteaste inicialmente ni ver a toda la gente que querías ver. 


De nuevo, la masa madre de viaje : )


No he desaprovechado la ocasión de cocinar alguna cosilla para amigos y family y, por supuesto, hemos hecho pan con masa madre ¡a 30º C! Para mí, todo un reto. Pero, viendo los resultados no podemos negar que no se nos ha dado mal. 


Simplemente, os traigo unas fotos de mis "sobrinas" tarragoninas y de varios panes que hemos podido hacer. Espero que os gusten. Deseo que a las nenas y a sus papis les guste esta entrada porque a ellos va dedicada. A los que todavía estéis de vacaciones que las disfrutéis a tope y a los que no, mucho ánimo. 












La fórmula que utilizamos fue (aproximadamente):

  • 750 g de harina blanca de trigo "Manitoba" que compramos en una tienda de productos ecológicos
  • 250 harina integral de centeno
  • 400 g de masa madre blanca
  • 500 g de agua aproximadamente
  • 20 g de sal
El proceso fue el siguiente:


Mezclar todos los ingredientes y dejar reposar en el bol tapado durante 30 minutos. Amasar un poquito y dejar reposar 5 minutitos. Volver a amasar y meter en un bol untado de aceite. Debido a la temperatura tan alta y a la humedad que había los tiempos de fermentación los acortamos con respecto a los tiempos que utilizo habitualmente. Dejamos la masa reposando un total de 120 minutos haciendo un plegado cada 40 minutos. 
La sacamos del bol, la desgasificamos un poco y la cortamos y le dimos forma. La dejamos 1 hora tapada durante la segunda fermentación.




Un colador cubierto con un trapo enharinado es un perfecto banetón improvisado


La horneamos a 220º C durante 50 minutos. El pan salió fantástico. No se nos ha quejado nadie : )



Lo que sí notamos es que este pan se seca y endurece mucho más rápidamente que en mi casa. Por lo demás, todos los consumidores quedaron satisfechos. A ver cuándo lo podemos repetir. 

6 comentarios

  1. Siempre me gusta ver la cara de felicidad que tienen los niñ@s cuando están tocando masas.
    Una buena manera de empezar a iniciarlos a que sepan valorar las cosas buenas y encima divirtiéndose.
    Que gustazo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Aupiii Teba,
    El pan salio fantástico dices, y con ese par de panaderas te extraña?
    De acuerdo con Cecilia, es una gozada ver esas caras de satisfacción.
    Muy guapa la entrada y las panaderas.

    Muxu potolo bat.

    ResponderEliminar
  3. Vaya si nos ha gustado, nos ha encantado la entrada, que voy a decir yo de mi panadera particular y de mis niñas !!!! Gracias por ser como eres y por hacer un pan tan ricooooo :D Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. Que sobrinas tan guapas...que ojazos!!!! el pan se ve perfecto...y tu me parece que estas en tu salsa eh???

    muxus guapetona

    ResponderEliminar
  5. Hola Cecilia!
    Los niños con las manos en la masa para divertirse y comer el pan que ellos hacen. y "¡qué bueno está este pan! y ¡este pan está riquísimo!" decían una y otra vez. Un público muy agradecido : )
    Besos

    Aupa Juantxo!
    Con semejantes panaderas ayudantes ¡¡¡cómo iba a salir mal el pan!!!
    Las panaderas muy guapas y unas saladas : )

    Muxu haundia, smuaky!

    Hola Babs!
    No sabes cóooooooomo me alegro de que os haya gustado tanto. Echamos de menos a las "cucas" y no podemos dormir más allá de las 8 de la mañana
    : O
    ¿¿Qué porras nos habrá pasado??
    Besos y muchas gracias por todo

    Hola Núria!
    Pos sí, mis sobrinas de "pegote" son encantadoras, je, je. El pan salió fantástico y, efectivamente, yo estaba en mi salsa...

    Muxus

    ResponderEliminar
  6. Hola Teba, me gusta el espíritu de tu blog y las ricas recetas.
    Hemos desarrollado una novedosa herramienta informática para nutricionistas/dietistas la cual me gustaría comentar contigo. Esta es la página informativa: http://systems.health-salad.com
    Un saludo Joaquín Torres
    joaquin@health-salad.com

    ResponderEliminar