Pappardelle integrales de pasta fresca con pesto alla trapanese

Bueno,


ayer en la comida del trabajo nos pusimos a hablar del pesto. Todos coincidimos en que el pesto a la genovesa (el típico pesto verde) está buenísimo y nos preguntamos si existirían más tipos de pesto. G. conoce el pesto rojo y dice que está impresionante. Buscando, buscando encontré la receta perooooo, no tenía tomates secos en aceite. No sabéis la rabia que suele dar cuando buscar una receta que te falte uno de los ingredientes importantes y te quedas sin poder catarla. 


Seguí buscando por internet y encontré este pesto alla trapanese. Receta facilísima y sabor buenísimo. Éxito garantizado. 


Y ahora, a darle a la manivela de la macchineta para hacer pasta fresca. Es una Marcato que compré en Amazon.Italia y va fenomenal, pero fenomenal de quitar el sentido. Ayer se me ocurrió hacer la pasta fresca integral y la hemos cocido hoy. Ha salido impresionante. Os cuento cómo hemos hecho la pasta fresca integral y los pappardelle.




INGREDIENTES para 3 personas


Para la pasta fresca integral
  • 100 g de harina blanca de trigo (Rincón del Segura)
  • 100 g de harina integral de trigo (Rincón del Segura)
  • 2 huevos 
  • unos 30 g de agua
  • una pizquita de sal
  • una cucharadita de de aceite de oliva
Para el pesto alla trepanese


  • 250 g de tomate fresco
  • 50 g de almendra blanca pelada sin tostar
  • 1 diente de ajo
  • 12 hojas de albahaca
  • sal y pimienta negra al gusto
  • (opcional) queso parmesano rallado 
ELABORACIÓN
Unimos los ingredientes en un bol y los mezclamos muy bien. Puede que necesitemos más agua (dependerá de la harina) pero, si no ponemos agua la bola es demasiado seca y demasiado dura por la harina integral que absorbe más líquido que la harina blanca. Sacamos del bol y amasamos hasta que se obtenga una bolita blanda y fácil de manejar (unos 5 minutos). 





Tapamos la bola con film transparente y la dejamos una media hora en el frigorífico. La sacamos y la dividimos en 4 porciones de idéntico tamaño. Para trabajar la masa aplastamos cada porción y la enharinamos ligeramente. 




Después comienza el proceso de laminado con la máquina de hacer pasta. Para seleccionar el grosor de la pasta dispone de una rueda numerada (del 0 al 9) en la que el 0 es la máxima separación entre cilindros y la pasta de mayor grosor hasta el número 9 (la pasta más fina) que se emplea para hacer fideo fino tipo "cabello de ángel". En mi caso (tras probar con esta masa integral) me quedé en el número 4 porque si pasaba al número 5 corría el riesgo de que se rompiera la masa. 


Se comienza por el número 0 y se pasa la pasta una primera vez. Posteriormente, en sucesivos pases por el 0 vamos doblando la pasta obtenida las veces que sea necesario. Para saber cuántas veces hemos de pasarla nos podemos fijar en que el color de la masa sea homogéneo y en que se vaya haciendo más elástica sin necesidad de añadir más y más harina. Yo la suelo pasar hasta cinco veces por este número 0. A partir del siguiente número sólo la paso una vez. Como os he comentado antes, me quedé en el 4. 


Para "tenderla" la solemos enharinar ligeramente por ambos lados, lo justo para que no se pegue ni al secadero ni ella consigo misma. Aquí os dejo la foto del secadero improvisado de la pasta. 




Posteriormente, para cortarla utilizamos una rueda dentada o el mismo cortador de pizza. Para los pappardelle se cortan tiras de unos 3 cm de ancho. 




Ahora bien. Esto de la pasta fresca es un poco esclavo porque si la cortas la tienes que poner a secar si no la vas a cocer inmediatamente y, ¡¡¡como tiene huevo crudo!!! no podemos dejarla eternamente porque constituye un riesgo alimentario. La otra opción es hervirla inmediatamente tras cortarla. 


Si no te apetece ni la primera ni la segunda puedes apuntarte esta tercera. Cogimos dos papeles que separan las láminas de la pasta brick (y que habitualmente tiramos) y las montamos para conseguir que fuese más larga. Encima colocamos los pappardelle y seguidamente, otra capa de papel y otra capa de pappardelle. 




Después comenzamos a enrollar desde un extremo. 








Y, el paquete lo metimos en una bolsa de plástico que hemos dejado en la nevera hasta hoy. Aprovechamos y también preparamos el pesto. En un robot de cocina introducimos todos los ingredientes y los trituramos un minuto hasta obtener una pasta homogénea (los trocitos de almendra pequeñitos, que se noten pero, tampoco pedruscos). Lo guardamos en nevera. 


Al día siguiente, al desenrollar hemos comprobado que la pasta se ha oscurecido porque se ha secado un poco. El olor sigue siendo buenísimo. 




Preparamos una olla con abundante agua hirviendo con un chorrito de aceite. Cuando comienza a hervir le añadimos sal. Hemos cocido los pappardelle unos 3 minutos en agua hirviendo. Los hemos escurrido y pasado por agua fría. 


Se sirve el pesto, un poquito de parmiggiano ralllado por encima y un chorrito de aceite de oliva (uno que me regalaron de Oleoestepa, de arbequina, muuuuy bueno). Calentamos un par de minutos en el microondas y listo. No ha sobrado ni una miga. 




Aquí os dejo el valor nutricional de la pasta fresca junto con el pesto (no he incluido el parmesano en la valoración) por persona. He calculado que los ingredientes de la receta dan para 3 personas y una buena ración en el plato. 

Este es un plato de contenido energético medio con un total de hidratos de carbono de 53 gramos (unas 5 raciones de hidratos de carbono). Sin embargo, es un plato con un alto contenido en fibra dietética (8 gramos de fibra en 1 plato está muy bien) y si os fijáis en las grasas saturadas, apenas tiene grasas de este tipo. Ahora tenemos dos posibilidades: añadir un poquito de queso rallado para aromatizar el plato o para aquéllos que quieran cuidar el peso o no deban tomar exceso de grasas, sustituir el parmesano por un queso rallado bajo en grasas. Se puede optar por no poner queso (hay quienes no les gusta). De esta forma no aumentaremos ni el contenido energético ni el de las grasas saturadas. 

¡Buen provecho!

2 comentarios

  1. Hola Teba!

    Una preguntita, si vamos a guardarla en la nevera como has hecho tú ¿habría que colgarlas igualmente? ¿y por cuanto tiempo?
    Gracias por las recetas de pasta.... este viernes estreno mi maquinita, al ver tu blog no me pude resistir en la tentación de hacer mi propia pasta integral :)
    un beso y gracias por todas las recetas de este blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xioly!
      Si vas a utilizar la maquinita para cortar la pasta debes secarla un poquito antes de cortarla. Si la pasta fresca recién estirada no pierde un poco de la humedad no podrás cortarla. Se te va a arrugar en la máquina y se te puede romper la pasta y llenar la máquina de trozos de pasta rotas.

      Yo la suelo colgar al menos 10 minutos pero siempre comprobando cómo va el secado con al envés de la mano (las palmas no son tan sensibles al frío, calor, humedad). Si quieres ir rápido un truco. Coge tu secador de pelo y seca la pasta con aire frío. Se seca rapidísimo.

      Besos y vuelve cuando quieras.

      Eliminar