Quiche de calabaza sin gluten




Los colores del otoño me gustan, pero ya empiezo a entristecerme pensando en que los días se acortan cada día un poquito y que se nota el fresco y la bajada de temperaturas. Es la tristeza del paso al otoño que es, curiosamente, la estación que más me gusta por sus colores, por sus sabores, por poder encender el horno sin morirme de calor ^_^ Y en esta tesitura pensé en aprovechar una hermosísima calabaza que me ha regalado un compa de trabajo (¡gracias Rafa!) en forma de quiche horneada y que fuera sin gluten. Plato de otoño sin gluten. 

Adapté la masa quebrada de la crostata de melocotón (sin gluten) y  preparé un sofrito sencillo con las verduras de la cesta. Está buenísimo. La masa exterior "sabe a galleta" y eso que no lleva azúcar, je, je. Es frágil y tiene un color tostado muy bonito y el sabor del mijo marrón junto con el sarraceno me ha encantado. El relleno también está para chuparse los dedos. Esta verdura no era la favorita en casa, pero así guisada ha conquistado incluso a los que no eran demasiado fans de la calabaza. 

Al final de la entrada está disponible el valor nutricional de la receta. 

INGREDIENTES 

Para la base de la quiche: molde de 26 cm de diámetro (6 personas)

  • 150 g harina de mijo marrón (Bauckhof)
  • 60 g fécula de patata (Santiveri)
  • 60 g harina de trigo sarraceno (Bauckhof, Dayelet o molida en casa)
  • 10 g de semillas de lino/chía molidas
  • 4 g de cáscaras de psyllium
  • una pizca de sal
  • 1 huevo
  • 75 g mantequilla a temperatura ambiente (yo uso las marcas de Las Nieves, Mantequilla de Soria o Vraie)
  • 3-4 cucharadas de agua fría (o más, según la absorción de las harinas)

Para el relleno
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla roja pequeña
  • 1 puerro pequeño
  • 500-600 g de calabaza en trozos grandes
  • 6 champiñones fileteados
  • sal 
  • pimienta
  • 200 ml de crema para cocinar (soja o nata, con un 17% de materia grasa)

ELABORACIÓN




Masa: 

Se ponen las harinas, la mantequilla y el huevo en la cubeta de la amasadora con la pala en forma de "K" a velocidad 4. Esta versión no lleva mucha mantequilla y al tratarse de una masa bastante integral va a necesitar que añadáis agua para terminar de ligarla. Yo lo hago a ojo según cómo veo la masa cuando la bate la pala amasadora. Tened cuidado de no pasaros con el agua. Tiene que ser una bola elástica, fácil de manejar y extensible. 

Sobre un papel de horno se estira fantásticamente bien con ayuda del rodillo. Para adaptarla al molde, en este caso desmontable, yo la enrollo en el rodillo con papel incluido y de esta forma la voy desenrollando sobre el molde. Este molde es antiadherente, pero no me gusta mucho porque tiene la base demasiado grande para mi gusto. Adaptáis la masa a las paredes y cortáis la masa sobrante. Si os han quedado "calvas" las podéis tapar con la masa sobrante. Sólo hay que presionar un poco para que se unan los parches al resto de la masa del molde y listo. 




Relleno: 

En una sartén vertéis el aceite, la cebolla y el puerro y sofreís durante unos minutos. Echáis la calabaza y la dejáis que se vaya guisando. A medida que se va cociendo, además de soltar agua se irá deshaciendo en hilos. Cuando la tengáis ya cocida (que se aplasta con la cuchara y se desmenuza), añadís los champiñones salteados. Yo no remuevo mucho a partir de este momento porque así no se me oscurecen los champiñones. Dejáis que reduzca el líquido y reserváis. 

Horneado: 

Precalentáis el horno a 180º C. 

Colocamos el relleno sobre la masa y vertemos la crema para cocinar por encima. Introducimos al horno y la hornearemos durante 35 minutos a 180º C.

Desmoldáis con cuidado y disfrutadla. Queda fantástica para llevar de almuerzo en el túper. Ya sabéis lo que voy a comer mañana ;-)




Valor nutricional por porción (la quiche contiene 6 porciones): 

Nota: La valoración de esta receta es aproximada ya que la base de datos de alimentos consultada no dispone de los almidones de patata y de yuca en su lista de ingredientes por lo que he tenido que hacer una adaptación con la harina de patata y la yuca/mandioca para poder calcular el aporte nutricional de este plato. Tampoco me ha sido posible incluir el psyllium (plantago ovata) con lo que el aporte de fibra es seguramente mayor. 

Peso de la porción individual: 256 g aprox
  • Valor energético: 362 kcal
  • Hidratos de carbono totales: 43 g (4 raciones de HC)
  • Azúcares sencillos: 8 g 
  • Fibra (sin contar el psyllium): 5 g
  • Proteínas: 7 g 
  • Grasas totales: 19 g
    • De las cuales, saturadas: 8 g 

En resumen, es un plato moderadamente energético, si bien tiene un contenido medio de grasas saturadas que supondrían el 40% del total de la energía diaria (en un cálculo para una dieta de 2000 kcal/día). Como parte positiva posee una cantidad destacable de fibra y de hidratos de carbono complejos. Entre los minerales destacan el fósforo y el manganeso y entre las vitaminas, vitamina A, C, K, tiamina, riboflavina, vitamina B6 y folatos. 

¡Que la disfrutéis con salud!



8 comentarios

  1. Que buenorra Teba!!
    Como aún me quedan calabazas del año pasado voy a hacerla. Aquí nos gusta mucho ;) Creo que no lo comenté (por lo del verano de por medio) pero utilicé tu receta de la crostata cambiando mantequilla por aceite y funcionó muy bien.
    Seguí estas indicaciones, míratelo igual algo te interesa : http://en.julskitchen.com/dessert/olive-oil-cookies-some-notes-on-the-use-of-olive-oil-in-confectionery .
    Un beso y gracias !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cecília!
      Esta calabaza es también del año pasado, je, je, pero se conservan que es una maravilla.

      Probaré con el aceite en lugar de mantequilla aprovechando el enlace que me has mandado y que es muy interesante. Luca Montersino es una de las eminencias de la Pastelería italiana y aconseja sustiruir la mantequilla por aceite teniendo en cuenta que la mantequilla tiene un 82% de materia grasa y el resto es agua. O sea que es tan sencillo como multiplicar la cantidad de mantequilla por 0,82 y ya tienes la cantidad de aceite que hay que añadir a la masa (para esta receta son 61,5 gramos, redondeando se quedaría entre 61-62 gramos). También habrá que ajustar la receta con un poquito más de agua, pero según cómo sea la absorción de las harinas ;-)

      Besos para ti también :-*

      Eliminar
    2. Exacto Teba, pero también verás que introduce agua. Yo he probado de hacerlo, siguiendo sus pasos y haciendo la mayonesa (suena a chino !!), pero claro se parece más a la textura de una mantequilla blanda que a la del aceite. Por eso creo que funciona bien para determinadas cosas que requieren el uso de la mantequilla.
      Todo me parece interesante, creo que me faltaran vidas, jajajaja

      Eliminar
    3. Hola Cecília!

      Definitivamente no sustituiré la mantequilla con mayonesa, no me convence :-(

      Perooooooooo ¿Sabes lo que creo que podría funcionar? ¿Te acuerdas que panarras.com tiene un post de brioche elaborado con praliné de frutos secos? Aquí explica cómo hacer el praliné de frutos secos.
      http://www.panarras.com/index.php/tecnica/item/117-pralines-o-mantequillas-de-frutos-secos

      Es decir, emplear fruto seco triturado a tope en lugar de la mantequilla y por el menor contenido graso de los frutos secos, utilizando una cantidad ligeramente superior de praliné. Si utilizáramos nueces y con los cálculos de panarras.com me salen 89 g de praliné de nueces para sustituir 75 g de mantequilla en esta receta. Como otros posibles sustitutos se me ocurren avellana, almendra y si me apuras, incluso tahiní, pero para cada caso habría que calcular qué cantidad de cada fruto seco/semillas hay que utilizar ya que cada uno tiene diferente porcentaje de materia grasa. Creo que este método me mola más que lo de la mayonesa.

      Y razón llevas. Nos van a faltara vidas a ambas. Aprovecha a tope!!!!

      Un beso muy fuerte, muak!

      Eliminar
    4. Sí, ya probé el praliné de frutos secos. Hice unas medias noches que quedaron de infarto ;)
      Ya me gusta la idea, y la veo utilizar mucho en blogs franceses singlu, pero pienso que así aumento más el nº de calorías (algo que tampoco me interesa).
      Lo de la mayonesa es en realidad mezclar los mismos ingredientes que ya lleva la receta (cambiando la mantequilla por el aceite y algo de agua) pero manipulando de forma distinta.
      También veo muchas recetas que directamente utilizan el aceite y chimpún , jajaja.
      Bueno, gracias por la idea y seguiremos ;)

      Besos para ti también !!

      Eliminar
    5. Cecília,

      siempre se puede jugar con reducir el aporte de grasa de la masa (sea mantequilla, aceite o praliné de fruto seco) y aumentar la del líquido de hidratación. La opción es tuya por supuesto.
      Yo sería de las del chimpún y listo, ja, ja, ja :-D

      Seguimos. Más besos

      Eliminar
  2. Pues si que os han durado las calabazas!!! yo espero conseguir alguna de la huerta de una amiga y se convertirá, no en carroza pero sí en esta rica quiche, de la que disfrutaremos toda la familia.
    Un abrazo
    Blanca de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana!,

      Las calabazas se conservan mucho tiempo como puedes comprobar. Es una maravilla. Todavía me queda calabaza para rato. Ya verás en el blog alguna receta más que publicaré con la calabaza.
      Esta quiche o tarta salada está de muerte. Hoy martes he comido el último trozo y la masa ya no estaba igual de crujiente, pero su sabor es increíble. Os encantará.
      Un abrazo :-)

      Eliminar