Pizza fácil sin gluten (63% harinas y 37% almidones)





Sin lácteos, sin huevo. La masa es vegana.

La receta original la podéis encontrar aquí.

Mi adaptación es ésta y que sepáis que se me olvidó añadir la levadura fresca que indicaba la receta. Desastrosa que soy a veces, madre mía.

INGREDIENTES para 1 pizza como para 2 personas

Para la masa:
  • 2 ramitas de perejil fresco
  • 10-12 ramitas de cebollino fresco
  • 80 g de harina de amaranto (Dayelet) o trigo sarraceno, maíz
  • 45 g de harina de arroz integral (molido en casa)
  • 30 g de almidón dulce de yuca (Yoki)
  • 45 g de fécula de patata (Santiveri)
  • pizca de sal
  • 1 cucharadita rasa de impulsor químico Royal
  • 1 cucharada de semillas de chía molidas (Naturgreen)
  • 2 cucharadas de yogur de soja (Sojasun)
  • 120 g de agua
  • Para extender la masa: aceite de oliva 
  • Relleno: a vuestro gusto

ELABORACIÓN

Picamos  las hierbas frescas y las echamos a un bol. Añadimos las harinas y almidones, la sal, el impulsor químico y vertemos el agua y el yogur. Con una cuchara mezclamos bien. Se mezcla estupendamente y sin problemas.

Dejamos reposar 10 minutos y vamos precalentando el horno a 200º C.


Para darle forma y hornear la base se me ha ocurrido esta idea. Cogemos dos trozos de papel de hornear y untamos la masa bien de aceite. Ponemos la masa encima de uno de los papeles y sobre ella, el otro. Estiramos con un rodillo hasta un grosor de menos de medio centímetro. 

Lo colocamos tal cual, con los dos papeles sobre una bandeja de horno. La mía es una redonda para pizzas (del Lidl). La vamos a hornear en blanco con el papel encima durante 10 minutos a 180º C

Mientras se hornea, prepararemos lo que queramos poner encima de nuestra base de pizza. Nosotros la cubrimos con tomate frito casero, nabo asado cortado en daditos, un poquito de bonito plancha que estaba olvidado en el frigo y queso mozzarella rallado. La verdad es que hemos descubierto que el nabo asado está buenísimo y con un sabor que recuerda al calabacín pero un poco más recio de textura. 

Una vez cubierta con el relleno que queramos, horneamos otros 12 minutos. Ya la tenéis lista para degustar. 

A pesar de ser una "cagada" por no haber puesto la levadura que indicaba la receta original, ha salido una pizza bastante digna y que, al día síguiente (es decir hoy) estaba incluso mejor. En las imágenes podéis ver las fotos del tuper de hoy; una fantástica ensalada y un cuarto de la pizza de anoche. No luce mal ¿verdad?
 
¡¡Bon apetit!!

#SINsepuede








2 comentarios