Tarta de chocolate vegana sin gluten



Nunca había hecho una tarta vegana que no necesite horneado. Ya venía buscando opciones, pero como alguno de mis intentos de bizcochos veganos ha salido un fiasco, me daba un poco miedo. Hoy me he plantado en la cocina y me he animado a traducir y adaptar una versión del blog de Minimalist Baker, una maravilla de blog del que tengo una lista de "pendientes" que no voy a acabar en un año ^_^

Esta tarta es tirada de hacer, pero necesitáis un robot de cocina o una buena batidora para triturar los ingredientes. Nada más que eso porque no requiere horno, sino que se enfríe completamente en nevera. Y ya está. Un postre rico, fácil de hacer y sin gluten. 

Nota: Si quisieras reducir el contenido total de azúcares sencillos de esta receta puedes optar por un chocolate sin azúcares añadidos


INGREDIENTES para 12 raciones

  • Masa de la base:
    • 200 g de avellanas crudas (o cualquier otro fruto seco)
    • 40 g de cacao en polvo (Valor, sin gluten)
    • 200 g de dátiles libres de hueso y deshuesados remojados en agua fría durante 10 minutos (yo he usado higos y me ha chivado Glutoniana que en Mercadona hay higos secos que llevan harina de arroz)

  • Relleno:
    • 200 g de chocolate negro 70% (Valor, sin gluten) o un chocolate sin azúcares añadidos
    • 120 g de leche de coco (Goya, se puede adquirir en establecimientos de productos chinos, latinos, marroquíes y algunos supermercados grandes)
    • 330 g de tofu blando (yo lo compro en una tienda china de la calle Iturriza en Bilbao y es de soja no transgénica)

ELABORACIÓN 

Necesitaremos un molde de unos 26 cm de diámetro. Pondremos unas tiras de papel de hornear en el fondo para ayudar a desmoldarla cuando esté lista. Yo corto dos tiras anchas y las pongo en forma de cruz.
 
Yo os explico cómo la he hecho con la thermomix.

Primero molemos las avellanas a golpes de turbo. Nos interesa que quede molido finamente. Reservamos. 

Colocamos los higos con el cacao en polvo en el vaso y le damos unos golpes de turbo para triturarlo. No hace falta que lo dejemos muy fino. Incorporamos las avellanas molidas y trituramos toda la mezcla a velocidad 10 hasta que se desmenuce completamente. Queda con aspecto de migas sueltas. Echamos sobre el molde y vamos aplastando la masa contra el fondo y las paredes. Ya tenemos lista la base. 




Sin lavar el vaso, echamos el chocolate troceado y la leche de coco y programamos 5 minutos a 50º C hasta que se derrita el chocolate completamente. Entonces incorporamos el tofu blando y trituramos durante 30 segundos a velocidad 6. Queda una crema finísima y que está deliciosa. Vertemos la crema sobre la base y la extendemos.


Si no tenéis thermomix, deshaced el chocolate al baño maría o a fuego muy suave junto con la leche de coco. En cuanto esté derretido el chocolate incorporáis el tofu blando y después trituráis el conjunto con la batidora hasta que quede una mezcla sin grumos. 

Introducimos el molde en la nevera y lo dejamos toda la noche enfriando.
Al día siguiente ésta es su apariencia. Pintaza ¿verdad?
 



VALOR NUTRICIONAL por porción (aproximadamente 91 g)

  • Energía: 291 kcal

  • Hidratos de carbono: 24 g (2,5 raciones de HC), de los cuales
    • Azúcares sencillos: 13,5 g (1,5 raciones HC)
    • Fibra: 6,2 g 
  • Lípidos totales: 21 g, de los cuales
    • Grasas saturadas: 7,2 g
    • Grasas monoinsaturadas: 10,3 g
    • Grasas poliinsaturadas: 2,2 g
  • Proteínas: 7 g
  • Minerales: Con ese trocito de tarta cubrimos el 88% de la necesidades diarias de manganeso, 41% de cobre, 26% de magnesio, 23% de hierro, 17% de fósforo, 13% de potasio, 10% de zinc y 9% de calcio.
  • Vitaminas: Quedan cubiertas el 13% de las necesidades diarias de vitamina E, 10% de tiamina, 9% de folatos y vitamina K y 7% de la vitamina B6.
 



Comentario de la Dietista-Nutricionista: No es un postre excesivamente calórico. De hecho, tiene casi las mismas calorías que un muffin de chocolate y un aporte nutricional muchísimo mejor. Sin miedo a pasarte con los hidratos de carbono o azúcares sencillos, aportamos 6 gramos de fibra (olé, olé), una cantidad moderada de grasas principalmente insaturadas (70% del total de los lípidos), cero colesterol y un panorama de aportes de minerales y vitaminas de auténtico lujazo. Pienso que ésta no va a ser mi única incursión en el mundo de los postres veganos ;-) 
 


Por lo menos, éste ha cumplido mis expectativas.

#SINsepuede





6 comentarios

  1. Que delicia, hace tiempo que quiero hacerla.Bsssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doris,
      Está muy buena. La repetiré seguro.
      Saludos y un beso

      Eliminar
  2. Que bueno. Me encanta el tofu en los postres. Aunque tengo que mantenerlo en secreto porque a mi familia no le convence... jajaja
    Me apunto la base sin gluten que usas, tiene muy buena pinta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola maria,
      A mí me pasa un poco lo mismo que, a veces tengo que "ocultar" de qué ingredientes están hechas mis deliciosidades. Pero es verdad que en cuanto oyen la palabra tofu se les pone una mirada pelín desconfiada.
      Prueba la base con la avellana tostada. Es lo que voy a hacer en mi siguiente intento ;-)

      Saludos

      Eliminar
  3. Nunca he utilizado tofu en postres. Qué mejor manera que con una tartaza de chocolate! Me encanta la receta. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo,
      para mí también es la primera vez que uso tofu blando, je, je, je y visto el resultado, no va a ser la última.
      Si pruebas, me cuentas. Que está tan buena que no te vas a arrepentir ;-)

      Saludos

      Eliminar