martes, 24 de julio de 2012

White been wafer de Dan Lepard (barquillos de alubia)





De vuelta al libro de Dan Lepard "The handmade loaf". 


Tenía unas alubias blancas cocidas sólo con agua y sal. Suelen ser un recurso muy útil para las ensaladas, acompañar los segundos platos (es por mi influencia catalana) o añadirla a los purés de verdura para enriquecerlos y espesarlos un poquito. Las escurro y las guardo en un tarro de vidrio en la nevera y las voy utilizando según las voy necesitando. 


Como me gusta ojear el libro de Dan Lepard y tenía las alubias en mente, me he decidido por la receta de los "white bean wafer" de la página 184. Son tirados de hacer y no se tarda nada. 


Quedan como unas galletitas saladas. Yo las he cortado con un cortapastas redondo en lugar de hacerlas rectangulares y me han salido más gorditas que las del libro de Lepard. Para la próxima tendré que dejar la masa más fina antes de cortarlas. 






INGREDIENTES

  • 200 g de alubias blancas cocidas y muy bien escurridas
  • 200 g de harina blanca integral (molida en casa, Rincón del Segura)
  • media cucharadita de bicarbonato sódico
  • media cucharadita de impulsor químico tipo Royal
  • 15 g de agua (aproximadamente; puede ser más o menos; Lepard en su libro indica 30 g pero dependerá tanto del tipo de harina que utilicemos como del agua que retengan las alubias)
  • 50 g de mantequilla
  • una pizquita de sal (si las alubias están cocidas sin sal)
  • para adornar: sal en escamas (no la he utilizado)


ELABORACIÓN

Con ayuda de un robot o batidora trituramos las alubias hasta hacer un puré fino. Reservamos.


Alubias tras hacerlas puré
En un bol mezclamos la harina, el bicarbonato sódico, el impulsor químico y la sal. Después, deshacemos la mantequilla con las manos frotándola con la harina hasta que la integremos completamente.

Por último sólo nos queda mezclar la harina con la mantequilla y el puré de alubias añadiéndole un poquito de agua para ayudar a incorporar todos los ingredientes (el agua poco a poco según vayamos necesitando). Sólo lo he mezclado, no he amasado absolutamente nada para que no haga liga y conseguir que, después las galletas se rompan fácilmente. 



Precalentamos el horno a 200º C. 

Enharinamos una superficie ligeramente y extendemos la masa hasta dejarla de un espesor de unos 0,6 cm. Yo la he cortado con un cortapastas de 4 cm de diámetro. Me han salido 26 galletitas saladas. Los he colocado sobre una bandeja antiadherente (de las de Ikea) y al horno. 

Tiempo total de horneado: entre 15-20 minutos. Éstas han estado 16 minutos pero creo que les ha faltado un pelín para estar completamente hechas por dentro.

Dejamos enfriar sobre una rejilla. 


¡A disfrutar!




4 comentarios:

  1. ¡les tengo echado el ojo desde hace tiempo!
    ¿qué tal el sabor? ¿se nota el sabor de las alubias?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aupa Ajonjolí!
      Pues no saben a alubias para nada.
      El sabor que tienen es muy bueno, de galletitas saladas.
      Si las pruebas te gustarán.
      saludos

      Eliminar
  2. Ya he caído. No me he podido contener !!
    He modificado la receta, para acabar restos de harinas y para utilizar unos garbanzos de la comida.
    Ahora tengo un gran problema : no puedo parar de comerlas !!

    Gracias por la receta, un beso,

    Cecília

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aupa Cecilia!!!

      Ya veo, ya....
      Pues con lo buenos que están los garbanzos te han tenido que salir de muerte, je, je, je.

      Un truqui: si ves que se te ponen un poco blandurrias mételas en el tostador un minutín o dos y verás ¡qué pasada! Esta mañana con la mermelada de fresa ¡im-pre-sio-nan-tes!

      beeeeesoooooosssss

      Eliminar

Blogging tips